dilluns, 24 de juny de 2019

Huckleberry Finn, de Mark Twain

Després de Tom Sawyer, en alguns llocs trobo la idea que Huckleberry Finn encara és millor (m'ho diu l'Âlex Seguí, per exemple). Sempre l'havia tingut per menor però és cert que és més madura, més literària potser i que fins i tot és més passada de voltes: picaresca, quixotesca, fins i tot un tram final propi de Lewis Carroll (això sí que m'ho invento jo).

Aquesta obra suposa, per a Twain, un punt i a part respecte a les seves obres anteriors: l'autor inicia una mirada pessimista sobre la humanitat que anirà creixent en les seves obres posteriors.(Viquipèdia)

Considerada una de las primeras grandes novelas estadounidenses, quizá presente una visión más oscura y desencantada que Las aventuras de Tom Sawyer (novela con la que comparte personajes pero intercambia protagonistas), porque en ella se visibilizan más descarnadamente temas como el maltrato infantil o la esclavitud; pero no es menos cierto que la trama está llena a rebosar de picaresca y de ese sentido del humor que tan bien dominaba Mark Twain. Así, Huckleberry, pese a los denodados intentos de la viuda Douglas por «civilizarlo», sigue siendo ese canalla entrañable y asilvestrado. Obligado a escapar de las palizas de su padre alcohólico, el camino de Huck se cruzará con el de Jim, un esclavo negro que se ha fugado al enterarse de que quieren venderlo. En ese camino de huida, ambos trabarán una sincera amistad, llena de lealtad y admiración mutua. La aparición final de Tom Sawyer, con sus estrambóticos planes de siempre, pone la guinda al pastel. Canto a la amistad, la libertad, los sueños y el idealismo, Las aventuras de Huckleberry Finn es una obra inmortal, una lectura inolvidable. Las soberbias ilustraciones de Pablo Auladell multiplican el placer de revisitar o descubrir este clásico. (Sextopiso.es)



Cafarnaümm, de Nadine Labaki

Carfarnaüm, justifica el seu nom.
Un nen denuncia els seus pares per haver-lo fet néixer en aquest món. Dura, és clar.

La represión que han sufrido mujeres y niños en las últimas décadas, ha impulsado a Labaki a centrarse en revelar información crucial para comprender que lo que ocurre en esos países está en las antípodas de la información que recibimos. No en vano, es la primera directora árabe que opta a un Oscar y no ha desaprovechado el tremendo éxito para lanzar un mensaje contundente: "Yo culpo al sistema por toda la miseria del mundo"E.cartelera.es